FANDOM

1,941,015 Pages

StarIconGreen
LangIcon
El Último Pecado

This song is by Los Suaves and appears on the album Adiós, Adiós (2010).

Ya las tormentas de la vida
Por fin me han dado sepultura esta noche.
Y la tierra que ahora ciega mis ojos
Sólo me deja ver tu sonrisa.
El destino trazó mi camino
Mientras almacenaba falsos sueños.
Esos sueños que envueltos en sombras,
Se quedan al final sólo en sombras.
Sí, sombras...
Sombras sin recuerdos

Qué dulces son los abrazos de una mujer,
Aunque nunca llegarás a saber el secreto que esconden.
Porque cuando parece que todo va bien
El amor aparece y se acaba la noche.
Y llega la fría luz del amanecer
Que te hace ver que escondido entre sus risas
Solloza su corazón de niña,
Mientras que las alegrías del hombre terminan
En pesares y fatigas.

Los malos años siempre me han llegado
Encadenados, como las tormentas de verano.
He cometido el peor de los pecados:
No ser feliz,
Y ni siquiera haberlo intentado.
Pero no te traiciones nunca, no vale la pena,
Porque pronto se apaga la llama del fuego de la juventud.
No te traiciones nunca: No merece la pena.
Pues al final de los años sólo queda el silencio
Y, quizás,
Un poco de luz.

Pero ahora resulta que los viajes se hacen en casa
Sentados entre dos luces.
Todo el mundo enviando mensajes,
Pensando que van a llegar a su destino.
O golpeando esas teclas, sucias y grises,
Que lloran y gritan cada vez que cada uno
Intercambia mentiras, amor y risas
Con sus amantes de cristal,
Mientras que justo a tu lado,
En tu barrio, ese bosque de antenas, ventanas y ruido
Un pobre loco escondido te espera cada día, de la noche a la mañana.
Sólo para ver el amanecer en tu mirada
Y si no puede ser, saber de qué color es tu vestido.

Pero los malos años siempre me han llegado
Encadenados, como los incendios de verano.
He cometido el peor de los pecados:
No ser feliz,
Y ni siquiera haberlo intentado.
Pero no te traiciones nunca, no vale la pena.
Porque pronto se apaga la llama del fuego de la juventud.
No te traiciones nunca: No merece la pena.
Pues al final de los años sólo queda el silencio y, quizás,
Un poco de luz.

Verdad que parece mentira
Que cuando tropiezas por fin con el sueño de tu vida,
Por miedo, ciego... o sabe Dios por qué,
Dejas que pase de largo
Sin mover un dedo para sujetarlo
O intentar conseguirlo.
Entonces pobre desdichado, te vas a la cuenta con el penúltimo suspiro.
Que bajar al infierno es muy sencillo.
Sólo hace falta querer,
Haber sido querido,
Y no haberte dado cuenta
Hasta el fin del camino.

External links